Comentario de Editorial: Recuperación en Marcha

-Editorial Gestión-

El PBI continuó recuperándose en diciembre pasado como se esperaba. Lo que sorprendió fue la magnitud del crecimiento (6.4%), que trajo nuevamente sobre el tapete críticas acerca de la calidad de las cifras del INEI.

Aparte de la revisión de las cifras del PBI del 2008 (que justamente se hizo en diciembre) se cuestiona los elevados incrementos del PBI gubernamental (29.3%) y el de construcción (19.7%) de ese mes. Si se corrige este sesgo, según Bruno Seminario, el PBI habría crecido entre 3% y 3.5% en diciembre, y en el 2009 no habría alcanzado el 1%.

Más allá de las magnitudes, el resultado del PBI de diciembre corrobora la tendencia a la consolidación de la recuperación económica del país que se viene registrando desde julio pasado (aunque ello no impidió que la caída del 2009 sea de casi nueve puntos).

Otro indicador alentador es que por fin estaría dando sus frutos el programa de estímulo fiscal, ya que el gasto público creció 29%, aunque falta confirmar que el gasto reportado es lo que efectivamente se pagó en diciembre y no solo devengados. Más positivo aún es el hecho de que, después de 11 meses de caídas, la industria manufacturera creció 1.62%, lo que demuestra un claro cambio de tendencia.

¿Qué esperar para este año? Los datos adelantados acerca de la actividad productiva parecen confirmar que el dinamismo de la economía ha continuado en enero. Y todo indica que esta tendencia se consolidará en los próximos meses, principalmente porque las expectativas de los empresarios y consumidores son ahora más optimistas y las proyecciones de inversión están en alza.

De no acontecer una nueva crisis internacional es de esperar que el sector privado retome su protagonismo en el crecimiento económico interno. Debe hacerlo para garantizar una recuperación sostenible de la economía nacional, ya que representa más del 80% del PBI.

Ello requiere también de un accionar fino del Gobierno, que este año deberá dar suma importancia a una estrecha coordinación entre el MEF y el BCR para establecer la estrategia y, sobre todo, el momento y secuencia en que se retirarán los estímulos económicos que se montaron para enfrentar la crisis. De lo contrario podrían darse distorsiones que desalienten la inversión privada y, por ende, el crecimiento.

 Comentario:

Sin duda el sector privado debe protagonizar el crecimiento, sin embargo el accionar fino del Gobierno debe estar orientado a la generación de expectativas por encima de la aún latente crisis, creciente perturbación electoral, y poca generación de empleo.

Es decir sería un error ponderar en la política económica, los clásicos mecanismos de demanda (incluido la compra-venta de dólares), en desmedro de las reformas pendientes, como:  Administración de Justicia (discrecionalidad y racionalidad), Reforma laboral en el régimen general, Reforma tributaria (costos de transacción), Reforma electoral (renovación de la representación y desconcentración de poder), Descentralización (capacidad institucional y de gestión), Infraestructura, y sobre todo Educación (abandono del modelo basado en contenidos).

Homero Miranda Coll
Director Ejecutivo CIDT-USIL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: