Muerte Regresiva del Amazonas prevé mayor probabilidad de colapso

-Tomado de la pagina www.bicusa.org
Estudio del Banco Mundial
“Cero deforestacione es una medida de emergencia, aunque no suficiente para evitar la catastrofe”

La amazonia “está muy cerca de un punto de inflexión” y, en caso de seguir la depredación, quedará reducida a un tercio del tamaño que tenía hace apenas 65 años. Tom Lovejoy, miembro del panel externo que reviso el estudio, dijo que “el Banco Mundial dio a conocer un estudio que finalmente reúne los impactos del cambio climático, la deforestación y los incendios, en el cual se indica que el punto de inflexión para la amazonia es de 20 por ciento de deforestación, un resultado de temer”.
Vince McElhinny

“El Banco Mundial publicó un estudio que por fin reconoce la relación entre el cambio climático, deforestación e incendios forestales. El punto de no retorno para la Amazonia es el 20 por ciento de deforestación” lo cual es “un resultado espantoso,” dijo Tom Lovejoy, miembro del panel de revisión externa en una entrevista con Tierramérica. El estudio, “Assessment of the Risk of Amazon Dieback,” publicado el 22 de enero, se baso en la pericia de varias instituciones internacionales de investigación, incluso la Institución de Investigación Meteorológica de Japón, la Universidad Exeter de Gran Bretaña, El Centro de Pronósticos del Tiempo y Cambio Climático de Brasil (CPET/INPE), el Instituto Potsdam de Alemania y Earth3000.

Según el informe del Banco Mundial, Desarrollo con menos carbono: Respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático, el mayor impacto desastroso sobre la región podría ser la dramática extinción paulatina del bosque -lluvioso del Amazonas, lo que transformaría grandes extensiones en sabanas. La mayoría de los Modelos Dinámicos de Vegetación Global (DGVM) basados en los diferentes escenarios de emisiones del IPCC demuestran un riesgo significativo de retroceso forestal provocado por el cambio climático en áreas tropicales, boreales y montañosas a finales del siglo XXI, mientras algunos Modelos de Circulación General prevén una reducción drástica en precipitación en el occidente del Amazonas.

El estudio pronostica con mas precisión que cualquier otro estudio previo que el Amazonas (uno de los cuatro principales mecanismos globales de retroalimentación climática) está muy cerca (aproximadamente 2-3% de deforestación total) al punto de no retorno de eventos combinados que en última instancia provocarán su colapso. Las causas de la extinción amazónica son una combinación de factores globales (el cambio climático, del cual menos del 5 por ciento se atribuye a Brasil), la deforestación causada por humanos, y otros factores relacionados pero poco controlables (incendios forestales). De los primeros dos factores “controlables”, abordar solo uno no podrá contrarrestar el riesgo de extinción. Una política de cero deforestación, si bien se considera como una medida de emergencia, es insuficiente para estabilizar el proceso. El efecto del cambio climático por si solo contribuiría a una reducción de una tercera parte de la bioma del bosque lluvioso del Amazonas para finales del siglo, según el informe. Brasil dependerá de otros países (mas que todo EEUU y China) para estabilizar la densidad global del carbono para últimamente poder salvar al Amazonas y a su vez estabilizar un ciclo clave de retroalimentación al clima global.

Parafraseando las conclusiones del estudio, Thomas Lovejoy informó a Tierramérica que el “punto de no retorno para el Amazonas es el 20 por ciento de deforestación.” Este umbral es más bajo que previos estudios, los cuales establecieron como punto de no retorno al 40-60% de pérdida forestal. El Amazonas ya está 17 al 18 por ciento deforestado. A este nivel, la deforestación combinada con incendios más frecuentes y un calentamiento global de 2 grados Celsius causaría que partes del sistema hidrogeológico del Amazonas sufran un colapso. El estudio del Banco Mundial es consistente y ofrece una actualización del estudio realizado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que advirtió que el cambio climático podría producir un Amazonas más seco, resultando en una pérdida del 40 por ciento del ecosistema.

El Banco Mundial delinea los resultados probables bajo tres escenarios “business as usual”, los cuales varían por tasa de deforestación (20% and 50%). En el peor de los casos, incluyendo los efectos combinados del cambio climático, la deforestación y los incendios forestales, el escenario resulta en una pérdida total del 65% del Amazonas en 2075. La Tabla 2 resume los resultados regionales bajo ambos escenarios. El Amazonas del este se ve como el más afectado, dejando tan solo el 5% en 2075 bajo el escenario de 50% de deforestación. El Amazonas noroeste perdería el 40% del bosque original en 2100. El Amazonas del sur es la región con el mayor riesgo de extinción amazónica, coincidiendo con las actuales tasas más altas de deforestación y algunos de los proyectos de infraestructura más perjudiciales, tambien se observaría una conversión de bosque lluvioso a sabana sobre el 30%-80% de su área. Los efectos en el Amazonas noreste son menores, con una pérdida del 4%-7%.

Algunas implicaciones del estudio expresados abiertamente o no:

El estudio expone algunas de las implicaciones más obvias de las conclusiones- que debe intensificarse la conservación en las áreas más vulnerables del Amazonas.  Sin embargo, el estudio no abarca las implicaciones políticas – incluso el hecho de que carece de una estrategia global coherente sobre el cambio climático en el mismo Banco es un factor que contribuye a los escenarios catastróficos expuestos en el informe.  Mientras se dice que el estudio fue bien recibido dentro del Banco, fue algo sorprendente la falta de visibilidad del mismo en la página web del Banco. A pesar del presunto lanzamiento del estudio en enero, todavía falta que el Banco lo haga accesible al público o que programe un lanzamiento público del informe.

Para evitar la extinción paulatina del Amazonas, el estudio del Banco Mundial recomienda que programas de cero deforestaciones y reforestación deban considerarse como medidas de emergencia en el Amazonas.  El Amazonas del este y del sur deben ser la prioridad, donde los impactos combinados destruirían case todas las áreas forestales a finales del siglo.  Si bien estas recomendaciones parecen sencillas y obvias, el estudio de la Muerte Regresiva del Amazonas también ilumina ciertas contradicciones en la estrategia climática del Banco Mundial, lo cual provoca preguntas políticas acerca de la capacidad del Banco de coordinar las acciones necesarias para enfrentar las amenazas.   

1.  ¿Cuál es la contribución directa del Banco a una políticas de cero deforestación en el Amazonas? Tal vez lo más preocupante de las implicaciones no expresas en el informe es la cuestión implícita sobre la relación entre el Banco Mundial y Brasil. Si bien se sugiere en las tasas de deforestación incluidas en los modelos climáticos del Banco, no hay un reconocimiento explicito de los impactos directos e indirectos de la gran infraestructura y tampoco de su asociación con la tala ilegal y expansión de los agro-negocios. Prestamos anteriores del Banco Mundial son parte del legado de las carreteras amazónicas (Polornoreste) que han contribuido a los problemas actuales con la deforestación. Prestamos recientes del Banco Mundial intentan invertir este legado por dar apoyo directo al Programa Nacional Ambiental y por apoyar políticas de sustentabilidad a través de gobiernos estatales como Para y Acre. No obstante, al mismo tiempo el ramo del sector privado del Banco- la Corporación Financiera Internacional (IFC)- financió Bertín, una planta de procesamiento de ganado desastrosa en el Amazonas y proveo$1.3 mil millones a través de un préstamo de política de desarrollo al banco de desarrollo más grande de Brasil – BNDES – la fuente principal de financiamiento para muchas de las propuestas hidroeléctricas y carreteras en el Amazonas. Como saben la mayoría de los observadores de las tendencias de deforestación en el Amazonas, la incompatibilidad entre muchos de los proyectos de infraestructura en el Amazonas financiados por BNDES con las recomendaciones del informe provoca preguntas sobre como el Banco Mundial sigue adelante con este préstamo tan polémico al BNDES, el cual se diseño para fomentar la sustentabilidad.

2.  ¿Cuál es el papel del Banco en incrementar la alteración de las fuerzas climáticas globales que son responsables de por lo menos una tercera parte del retroceso amazónico?  La causalidad múltiple de la muerte regresiva amazónica (incluso alteración climática forzada a nivel local y global) sugiere que un enfoque solo en la deforestación no será suficiente.  El informe sugiere que las conclusiones se discutan entre los expertos climáticos y políticos en el gobierno de Brasil, pero no ofrece recomendaciones sobre cómo las conclusiones deben insertarse en las negociaciones climáticas globales y con los partidos con mayor responsabilidad directa de las alteraciones forzadas que contribuirán a la muerte regresiva del Amazonas. 

A pesar de la promoción de una transición al desarrollo con emisiones bajas en carbono, el desafío de enfrentar los factores climáticos globales que contribuyen a la muerte regresiva del Amazonas se ve agudizado por el continuo fomento del Banco Mundial a inversiones en combustibles fósiles.

3.  ¿Cuál es el papel del Banco Mundial en liderar mercados de financiamiento de carbono en el Amazonas? El Banco Mundial, a través de su liderazgo con el Fondo para Reducir Emisiones mediante la Protección de Bosques (FCPF) , el Programa de Inversión Forestal (FIP), y otros Fondos de Inversión en el Clima, apoya el uso de financiamiento de carbono para contrarrestar las emisiones de GEI de los países OCDE y promover una reducción en la deforestación en lugares como el Amazonas.  Muchas personas cuestionan la eficiencia de los mercados de carbono y estos fondos en invertir la tendencia ascendente en las emisiones de GEI.  Sin embargo el Banco Mundial está moviéndose continuamente para posicionarse como el mecanismo principal para el financiamiento de carbono. Con el FCPF, el Banco apoya la formulación de los planes preparativos REDD en países amazónicos – con la excepción de Brasil.  Dada la urgencia de asegurar cero deforestaciones, el proceso FCPF podría ofrecer apalancamiento importante para lograr su objetivo. Sin embargo, el enfoque nacional del proceso FCPF y la falta de participación de Brasil provoca dudas acerca de la capacidad del Banco de coordinar los países amazónicos para enfrentar los vectores regionales que impulsan la deforestación y así lograr objetivos intrínsecamente comunes. 

Mientras el Banco Mundial considera como insertar los resultados científicos del estudio sobre el retroceso del Amazonas en el debate pos-Copenhague sobre la estrategia climática, también debería considerar como tratar estas y otras preguntas acerca de la coherencia de sus propias acciones y estrategia climática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: